Albanta


Asocial, individuo no capacitado para vivir en una sociedad o que vive al margen de la misma.
 
Digamos que una exageración como otra cualquiera. Cuando hablamos, tendemos inconscientemente hacia la hipérbole. Pero cuando quien te conoce bien, te agrede con un adjetivo, necesariamente han de saltar las alarmas. Quien, como yo, dice buscar y amar la soledad, debe reconocer que no ha estado nunca más sólo que lo que ha deseado, más apartado que lo elegido, más sólo que lo que ha querido esconderse. El pánico a la soledad sólo lo puede tener quien la conoce sin desearlo pero no le tendrá miedo quien ha podido tomarla o dejarla cada vez que lo ha decidido. El péndulo sigue su vaivén y mientras toma el camino opuesto al que acaba de finalizar empieza a añorar lo que dejó atrás y a desear volver. La vida convertida en un sube y baja es dificil de vivir y, sobre todo, cansada. Pero cuando alrededor sólo encontramos hastío y aburrimiento que cambia, como los cromos de los niños, por la comodidad y la seguridad, es cuando más ganas dan de dinamitarlo todo, de reducirlo todo a cenizas y, con sólo los recuerdos, partir en nuevo viaje. Lo peor es que cada nueva andadura, aumenta la seguridad de que Albanta no existe

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s