soñando pesadillas


Viernes tarde, el finde, a estrenar, planchado y extendido encima de la cama, las hormonas fresquitas ¡del día oiga! ¡Póngame cuarto y mitad pa que haya para todas! Asomado a la ventana maldigo con gestos bruscos a ese sol que se resiste a partir a esa luz que impide a la oscuridad extender su manto. Los habitantes de la noche aguardamos en nuestras guaridas con hambre nueva de sexo viejo. El neceser abierto ofrece a la vista su tesoro de perfumes, de cremas, de gominas, de sombras y rimel, el armario se desnuda para vestirnos sucesivamente de blanco, de negro, de rojo, quizá negro, o crema, tal vez chaqueta, escote, tacón, sport, corbata… arreglao pero informal. ¿cómo es posible que la noche tarde tanto en llegar? Elegimos, posamos ante el espejo, vuelta a elegir, teléfono, agenda, ¿conocido o por conocer? ¿sobre seguro o cita a ciegas? ¿alguien en el ordenador? ¿algún sms? ¡Cielos, olvidé abrir el correo? ¿quién me visitó en el blog? ¿Cuantas llevo este més? cuidado, que no me vea Carmina, menos mal que está no admitida, qué pesada ella. Pero ¿todavía es de día? preservativos, al bolso, al bolsillo, pastillita azul para follar y no fallar para no rendirse antes que ella, para hacer inolvidable lo que mañana no recordaremos, para batir records que no importan más que a la decepción ¿Te invito o me invitas? ¿repasar la táctica más rápida para la cama?

Abro los ojos, sudando, mientras, sobresaltado, recorro mi habitación con la mirada y reconozco el entorno al instante, mientras, escucho a mi lado una respiración acompasada de un cuerpo habitual y conocido desde hace meses. Está oscura la madrugada y recuerdo haberme dormido a una hora prudente como casi cada día. La tranquilidad me recupera y aleja los últimos recuerdos de una pesadilla a traición. Vuelvo a recostarme y, al abrazarla, noto su ronroneo cuando escucha que, dulcemente le repito al oido. ¡Te quiero!

… Y creo recordar que hace mucho tiempo yo era la pesadilla y ahora ella es mi sueño.

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s