Deseo para una amiga que quiso contarme un secreto


A veces, estos jardines son tierras de sentimientos confusos, de momentos que mezclan la tristeza de una noticia con la caricia de la confianza, de tiempos que unen el desánimo de lo fallido con la rabia de lo renaciente.

En noches como estas a uno le gustaría estar. Estar en ningún sitio y en alguno en particular. La importancia está en esos momentos que apenas son un parpadeo pero que dejan huella eterna. Pero esto es lo que es, un jardín por donde paseamos de tanto en tanto y donde, a menudo llegamos tarde a todas partes. Hoy me siento triste por algo que me contaron y muy orgulloso de que se acordaran de este incrédulo con ansia por encontrar la fe. Hay personas que aún sin ser cercanas, dejan un perfume a importancia que consigue enamorarme, que florece en mi recuerdo y siembra el placer de visitarlas de vez en cuando. Como los buenos amigos, no hace falta la frecuencia cuando la calidad de las visitas cubre de oro cada ocasión.

Yo, como casi siempre, vuelvo a llegar a deshoras. Estoy seguro de que a estas alturas, ella ya ha alzado las alas y cruza los cielos tan azules como llenos de nuevas esperanzas. Yo, con mis pies pegados tan a tierra, contemplo su vuelo y esperaré mi momento.

Yo tenía razón, pero bueno…. Es bonito poder ilusionarse

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s