Posada


Quizá nos asomemos a estos balcones para contemplar a los demás paseando por la calle. También nos gusta que alguno de ellos, se detenga y se fije en nosotros. A veces, hasta lo invitamos a subir

Pero en realidad todos somos aves de paso. Hemos aprendido a volar y nos ha gustado, nos ha hecho libres y transportado a mundos que no hubiéramos conocido nunca.

El pago por la intensidad ganada es la fragilidad de lo obtenido.

Mi jardín es una posada, Intento que los huéspedes se encuentren como en su casa y que quieran quedarse mucho tiempo. Que sí se marchan, deseen volver aunque sea a temporadas.

Alguno hay que deja su habitación y no soy capaz de reocuparla. Ahí queda. con sus recuerdos, con su perfume, con alguna cosa que olvidó y no soy capaz de tirar.

Pero como dijo Machado: "todo pasa y todo queda…" Todo es efímero y volará.

Sólo queda asumir que todo principio llevará a un final que, será dolor o crecimiento, según nuestra madurez

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s