Buscando a Wally


El camino para llegar hasta ella es largo y sinuoso. Poco apetecible a primera vista. Diríase que está ahí expresamente para ser rechazado, para no tener posibilidades. Un camino acabado antes de comenzar. El final parece escrito en la primera página y las siguientes están pretendidamente en blanco. Pero el secreto está en la calma. Si lo miras una segunda vez, pareciera que tanta determinación temblara al borde de una duda. Sabes que allá, al fondo, ella espera impaciente y atenta. Quiere, desea, anhela que alguien se atreva a recorrerlo y, aún así, no ayudará más allá de su intenso y reprimido deseo. Es una herida abierta la que reclama tanta protección. Nada se protege tanto como una vieja cicatriz aunque haya encallecido hace tiempo. El segundo expía las culpas del primero aunque no cometiera más pecado que el de llegar tarde. La constancia es una prueba de interés y los rechazos iniciales no más que una manera de confirmar que él no ha llegado por casualidad.
 
-estoy cansada- dice con vehemencia. .-Y a veces ese cansancio puede conmigo-

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s