Parados pero rebotados (disconformidad)


  • Amparo Puig dijo:

    Amparo Puig | Enero 20th, 2011 | Pensar en positivo. Es fácil de escribir, incluso de pensar, pero a la hora de ponerlo en práctica…
    El artículo plantea varias reacciones al despido que, yo creo, podrían tener una doble lectura. Me ha llamado la atención que en uno de sus párrafos dice que “Somos lo que somos gracias a la empresa en la que hemos trabajado”, Es cierto, de acuerdo. En la empresa que nos ha despedido hemos ido adquiriendo experiencia y fluidez a la hora de desarrollar un trabajo. Pero tambiuén es verdad que la empresa es lo que es, en parte, gracias a nuestro esfuerzo. Cuando me despidieron, hace unos tres años, una persona-n o de mi entorno- me dijo: “Te has despedido después de dejarte allí los mejores años de tu vida”. Yo no había pensado en ello, pero era cierto. ¿De qué había servido dejar a mis hijos en la guardería a los cinco meses? ¿De qué había servido dejarlos solos en casa con fiebre a los diez años? ¿De qué había servido renuciar a tantos momentos perdidos?
    Otro tema que aborda el artçículo es la profesionalidad y la responsabilidad. En eso estoy totalmente de acuerdo. To tuve que trabajar duranmte todo un mes sabiendo quer iba a ser despedida después de estar 18 años en la empresa. Acabé todos los trabajos que tenía pendientes, no falté un sólo día, expliqué el contenido de mis tareas a mi sucesora. Pero no porque pensase que esa forma de actuar iba a ser rentable en un futuro -´no lo ha sido- sino por el propio sentido de la responsabilidad que te obliga a ello.
    Podría estar escribiendo durante horas sobre este tema, pero tengo que buscar trabajo. ¿Iniciar una nueva etapa?- dice el artículo- ¿dónde?-pregunto-. A mí me despidieron con 50 años y estoy al borde de los 54. Con la situación socioeconómica que tiene este país en la actualidad ¿quién va a dar trabajo a una cincuentoma que no tiene masters ni historias de esas pque ahora tanto se estilan.
    Otra cosa. La pena es lícita. Y si hay que llorar se llora, y si hay que contar las cosas se cuentan. Ya hacemos bastante con disimular delante de nuestros hijos para encima tener que pasar el duelo en solitario.
    Bueno, el tiempo es oro, sobre todo para los parados que, por cierto, no sentimos ninguna verguenza en estar parados. Quizás, sin embargo, algunos empresarios -empresaria en mi caso- si debería avergonzarse de sus actuaciónes y de sus decisiones. Porque no todos los despidos tienen una razón objetiva.
    Lamento la extensión de estas líneas. Un saludo

  •  
  • .
  • Autor: Kurt Spìnozza

    un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s