casada (tres de tres)


La conocí cuando todavía estaba casada y convivía con una familia feliz. La vida le había concedido un lugar cómodo pero no había sido ningún regalo. Su recorrido a través de los años ha sido el de cualquiera y el haber tenido cierto éxito no es fruto de la casualidad. La capacidad de situarse en el punto en el que desea estar fue, siempre una combinación de esfuerzo y adaptación, de lucha y resultados. En cambio, nunca se sintió valorada. Había conseguido un puesto de dirección de equipos, había llegado por fin a encontrar el lugar desde el que organizar proyectos, plantear ideas, hacer del mundo, aunque fuera su pequeño mundo, un lugar mejor. Le pregunté qué era lo que le faltaba si lo tenía todo. ¡Quiero sentirme yo! me dijo casi a modo de presentación.  Hija de un pueblo pequeño, engrandecido por el turismo, su entorno estaba basado en lo habitual, padres, hermanos, marido, hijos y amistades de toda la vida. . No era mujer de tardes de domingo en un sofá contemplando la televisión, no era mujer de marujeos entre amigos ni grandes veladas de paella y tertulia que se repetían una y otra vez, que se hacían cansinas de pura monononía.

Hace mucho que probó las mieles de la infidelidad. Allá cuando pensaba que esa desazón que la recorría, era sólo una falta de pasión en su cama, una forma de desear momentos intensos de fuego desatado con el picante de la relación ilícita. Le cabía la duda de si él lo sabía y si su ausencia de protesta era una manera de entender que, calmado su ardor, volvería al nido. Él nunca supo entender la intensidad que tiene por ser ella misma, tuvo todas las pistas en la mano y no supo como componer el puzzle.

¿Cómo puede decirse a un hombre que hace tiempo que ya no lo amas? ¿cómo puede romperse la habitual vida de dos niños tan cómodos y felices? ¿cómo puede convencerse ella de que los hará mejores personas si es ella misma? No sabe bien como fue que encontró el camino que tanto tiempo había buscado. Tantos años preguntándose el cómo para justificar el por qué y, de pronto, descubrir que había encontrado las fuerzas para hacerlo.

Tiene la idea muy clara. Su vida le pertenece sólo a ella y los demás deben aprender que ese es el punto de partida. Quizá lo más dificil se convirtió en lo más fácil, pues los niños aceptan con facilidad las explicaciones y entienden las actitudes francas de alguien que siempre les demostró que son lo primero en su vida y que lo serán en toda circunstancia.

Está en ese momento en el que con más fuerza cabe remar. Su vida empieza a despegar y su velocidad de crucero es cada vez mayor. El dolor todavía la acompañará en este tránsito porque las rutinas cambian y hay días en que la ausencia muerde con saña en lo más hondo. Pero se siente orgullosa como nunca y empieza a comprobar que la vida quiere a quienes se quieren a si mismos, que todo aquello con lo que soñaba existe ahí afuera y está, como las frutas en el jardín del Edén, al alcance de quien tiene la osadía de no venderse a las dificultades y nunca deja de buscar los peldaños que permitan seguir subiendo escaleras.

Volver a disfrutar de un paseo por la playa en un atardecer, de una cena llena de conversación, de una velada nacida de la sorpresa de una noche…. Hacer planes sin buscar excusas, dejar de tener silencios que corroen, Disfrutar de los proyectos profesionales y personales y poder compartirlos con quienes los valoran y los aprecian. Sentirse de nuevo guapa y sensual, dejar que la miren sin disimulos, besar en la calle con pasión, hurgar en la piel con la ilusión de descubrir cada secreto, construir sabiendo que no hay cielo que nos limite.

Y vivir, por fin,  como siempre había imaginado que era vivir

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Un comentario en “casada (tres de tres)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s