Buenos días


Hoy, a pesar del día festivo, los hábitos me jugaron una mala pasada. Y aquí estoy, esperando a la claridad a través de mi ventana y paseando sin rumbo fijo envuelto en las templadas alas de un café, solitario, al alba.

Y es entonces cuando el pensamiento vuela pausadamente para posarse junto a alguien que, seguramente, reposa aún en la calidez de un sueño tranquilo y ajeno a las caricias que le regalas. Las imágenes vuelan en mis ojos como si de una lenta película se tratara. y miro como el amanecer se va colando por mi ventana. Quisiera ser capaz de transmitir la paz que ahora me envuelve mientras sigo imaginando que me siento a su lado para contarle en voz baja todo lo que estoy viendo.  Le contaría que hubo, una vez, una primera vez, cuando ninguno de los dos sabíamos quienes éramos y tampoco lo que íbamos a ser. Le recordaría aquel paseo por la playa cuando el mar y la luna acercaron nuestras manos y rozaron nuestros labios. Le explicaría que no fue fácil encontrar la manera de romper mis miedos y quitar, uno a uno todos miss cerrojos para dejar que su aliento corriera como brisa fresca por todos mis rincones. Le cantaría  cada canción, cada estrofa que vino a mi mente todas las veces que la eché en falta.

El cielo se pinta de rojo mientras el Sol asoma a lo lejos. Sigo pensando en esos ojos cerrados, en esos brazos desnudos, abrazados a la almohada que, ojalá, entre sueños de deseo, aún susurran mi nombre. Siento mi mano deslizarse entre sus cabellos como hice tantas veces, mis dedos enredándose en su pelo y tirando de él con la suavidad con la que una suave brisa los haría flotar. Quisiera decirle, le digo, que este silencio que nos envuelve es la música más intensa que nunca pude desear. Que no sabría explicar con palabras en qué consiste el intenso placer de volver a acostarme a su lado y pegarmi piel a la suya para disfrutar de los últimos rescoldos de la noche….

La claridad ya lo llena todo… Un nuevo café llama a la puerta… El día me reclama… La vida…

Abres los ojos y me descubres mirándote.

Buenos días

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

4 comentarios en “Buenos días”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s