la física de la búsqueda de la verdad


Hay ideas que tardan años en aflorar y que van creciendo en tu interior tan lentamente que ni siquiera te das cuenta de que están ahí.

Hay ideas que, cuando las descubres, sientes que siempre han formado parte de tí. Conceptos sin los que no sabrías vivir a partir del momento en que los descubres, incluso sabes que bullían por dentro y formaban parte de los picazones que te habían acompañado y, por las noches, no te dejaban dormir.

Hay ideas, que sueñas, que hueles, que percibes en el ambiente, pero que no sabes aprehenderlas hasta que alguien se cruza en tu camino y pone palabras, gestos, hechos y pasados que pintan, color a color, tono a tono, pincelada a pincelada, todo lo que ya estaba dentro de tí.

Y luego, una melancólica tarde de domingo, sentado y sentada en la soledad de un cine, aparece Julia Roberts y te las describe con tanta concreción, con tanta intensidad, con tanta fidelidad, que la boca se abre para tomar el aire que te falta.

Y vuelves la cabeza queriendo decirle al del cuarto de máquinas que pare, que vuelva atrás, que quieres volverlo a escuchar, que lo necesitas.

Pero siempre puedes encontrarlo

 

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

2 comentarios en “la física de la búsqueda de la verdad”

  1. entre esa oscuridad del cine, y ante esa película los abismos se hicieron tan profundos que el salto fue inevitable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s