Proyección


He conocido a muchas personas a lo largo de mi vida, tantas, que he llegado a cometer el error de formar patrones. Son muchos los que dicen que cada ser humano es diferente, que somos únicos. Pero yo opino que quizá sólo nos diferencien los matices, las pequeñas elecciones que no modifican sustancialmente el resultado final. Quizá sea demasiado drástico, quizá no tenga en cuenta más que una reducción básica de todos los elementos a considerar. Pero es así, con un alambique, con el que filtramos todas las esencias del matraz y con lo que elaboramos el perfume concentrado que da la seña de identidad de lo que buscamos-

Por eso me resulta entretenido hacer una proyección sobre los comportamientos de una persona. Recabar sus características, sus formas de actuar, las respuestas a los estímulos…. Y, a partir de ahí. prever sus reacciones. Puede resultar pretencioso, pero, para un observador bien entrenado, podemos ser muy previsibles. No es tan extraño. A todos nos pasa con las personas cercanas, con nuestros hijos, con nuestra pareja, con amigos o hermanos. Inconscientemente sabemos que pocas veces nos sorprenden. Puede que no sepamos que van a hacer en concreto pero anticipamos con alto número de aciertos cual será su siguiente movimiento.

Quizá la teoría llegue a su culmen con las personas que se rigen por sensaciones básicas, por sentimientos primitivos. Adivinar qué tipo de estímulo fomentará el miedo en una persona y por tanto una respuesta agresiva,  puede llevarnos a una dificil decisión: evitar la situación, coartando nuestra libertad y nuestra capacidad de vivir lo que decidamos, o aceptar el desafío y esperar la acometida que nos llevará de nuevo a situaciones difíciles en las que muchas cosas vuelven a resultar dañadas.

No creo en que evitar la tentación evite el pecado, nunca leí que un invasor detuviera la guerra porque el invadido cediera parte de sus derechos, no creo que el vencedor tenga cuartel si eres derrotado. Por eso mis soluciones siempre son de paso al frente y guerra abierta. Las fronteras se defienden mejor un paso adelante que uno atrás, porque, si es el caso, será nuestra vehemencia la que ceda de nuevo el terreno conquistado. Y eso está más en nuestra mano, que recuperar las tahullas cedidas por evitar un conflicto.

 

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

1 comentario en “Proyección”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s