Despedidas


Empezar es algo que todos sabemos hacer. Llevamos en la piel la aventura de lo nuevo, el cambio de situación, la novedad del viaje, la apertura de nuevos horizontes y caminos por recorrer…

Pero siempre llevamos algo en la mochila con lo que apenas contamos, un condimento indispensable en aquello que estamos cocinando y que, sin embargo, somos muy reacios a utilizar.

Y me pregunto tantas veces si sabemos que existe un final, si lo contemplamos como una posibilidad cierta, si nos hemos preparado para prever su llegada y nuestra reacción cuando suceda.

Cierto niño, cuando le regalaban un globo, se sentía tan ilusionado, jugaba con él, era el más feliz de los niños, le dedicaba su tiempo e inventaba mil posibilidades para lo que sería a partir de ahora su juguete preferido. Pero a los días, el globo había perdido todo su gas. Ya no flotaba en el aire, ya no había que sujetarlo para que no escapara, ya no era su globo. Y lloraba porque lo había perdido, y quería que su globo volviera a ser lo que era. Y él no quería ser nada sin su globo.

Otro niño, cuando le regalaban un globo, sentía tanto miedo a que explotara mientras jugaba con él, sentía tanto pánico a la explosión, que lugar de disfrutarlo, lo pinchaba y lo dejaba desinflarse lentamente. Así evitaba el temor a que se rompiera, y así, también, no podía disfrutarlo.

No se trata de vivir con la inquietud permanente a que se acabe algo que ha empezado, no se trata de no apostar a futuro sólo porque quizá un día todo termine. El que exista un final no conlleva que deba ser mañana, ni siquiera a corto plazo, a veces el tiempo es infinito.

Pero si se trata de entender, desde el principio, que llegado el momento no habrá más que asumir que llegó el final del trayecto, que vivimos aquello que deseamos vivir y que la experiencia nos alimentó, nos hizo crecer, y nos convirtió en personas más sabias y más conscientes de que habían otros mundos por recorrer.

Y es nuestra tarea conseguir que sean mejores aún que el que hemos dejado

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s