el monedero


Hoy de nuevo soñé con ella.

Acabo de acordarme. Varias horas más tarde mi sueño ha vuelto a mí.  Como si al despertar mi mente hubiera vuelto a tapar con escombros su recuerdo. Y, sin embargo. ahora está nítido frente a mí.

Me encontraba cenando en una casa desonocida. Habían varias personas también anónimas y se charlaba de forma intrascendente. Yo estaba con mi pareja. La casa, al parecer, tenía una asistenta que, apareció, de pronto y a la que reconocí de inmediato. Era ella. Me pregunto como fué qué la reconocí porque, incluso en el sueño, supe que esa no era su cara. Era una cara mucho más mayor.

Pero era ella.

Nos saludamos con sorpresa, con amabilidad, pero apenas cruzamos unas palabras. Yo tenía pareja, pero no era una pareja reconocible en la vida real, ni como persona ni como físico. Pero supo de inmediato quien era y se le dirigió con cariño, más bien paternalista. En el acto supe que estaba cometiendo un error.

Fue cuando le regaló unos zapatos cuando el orgullo de ella estalló. mi mente es nítida cuando recuerdo que dijo: “para que me gusten unos zapatos deberían costar por lo menos 1500€.

Entonces quise entrar y parar esa estupidez. Detener esa equivocación que no podía comprender cómo se estaba produciendo.

La busqué por toda la casa, corriendo hasta llegar a la puerta de salida. Al llegar alí, sólo encontré una nota

“¿dónde está el monedero de mi madre?”

Volví sobre mis pasos, Encontré a las personas que habían comenzado el sueño junto a mí y pregunté por ella. Me dijeron que la habían visto salir, y que sólo les había dicho algo: Había pedido que yo le devolviera el monedero de su madre.

El sueño no acaba ahí. Continúa con un par de aspectos que ya no tienen relación con ella. También los recuerdo pero pertenecen a otro relato.

Ahora, el sueño ha vuelto a mi mente y se ha asentado ahí, dando vueltas.

¿por qué los sueños son tan extraños?  ¿por qué se expresan con aspectos tan claros y otros tan confusos? ¿qué interpretación debe serle dada?

porque

-Yo no tengo ningún monedero que fuera de su madre

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s