Diomedeidae


Estábamos los tres en una terraza.

Una cena tranquila entre padre e hijos, cómoda, divertida, comunicativa. De esas que te hacen reconocerte como parte de ellos y a ellos como un trozo fundamental de aquello que te ata a la vida.

Ella, guapa, como siempre, observadora, estudiante de ese hombre de barba canosa al que tiene enfrente y no termina de abarcar. Intentando entender qué cambios se producen en un padre que, sin dejar de ser tan padre como otros, busca y representa otros caminos diferentes. Creo que se mueve en la fina linea que separa la admiración de la sopresa, el asombro del misterio, la espectación de la duda. Dueña de su libertad y feliz de vivir en paralelo, a la distancia justa, apoyada y libre, su vida junto a la mía. Oyente de lo que acontece, miradora de lo que descubre en los alrededores de su padre, consciente de que la vida es posible vivirla sin tanta atadura como le proponen. Se le ofrece todo y se le exige elegir.

Él, adolescente explosivo, recien llegado a un mundo que le gusta y en el que descubre que puede ser el amo. Con ansias de jugar todas las cartas y virgen aún de errores y desengaños. Tiene delante de sí, el espejo de libertad que añora, la sensación de que se puede hacer mucho más de lo que le permiten, y que si le dejaran, el mundo caería rendido a sus pies. Vuela, lo dejo volar, atado a una larga cuerda que él no siente mientras no es necesario darle un seco tirón. Es un piloto a prueba. Me gusta como vuela. Tropezará, y caerá, pero eso lo hará más fuerte

En medio de la conversación, Él me pregunta

El: -¿por qué tienes ese nombre tan raro en el whatsapp?-

Yo -¿qué nombre tengo?- digo intencionadamente

Ella- ¿qué nombre tiene?

Él: -Diomedeidae- Demostrando que se ha fijado -Es un pájaro- Además, fiel a su afan de conocer, ha buscado.

Yo: -¿qué pájaro es ese?- Sigo intencionado

Él: – De eso no me acuerdo-

Yo: – Pues miradlo. Seguramente, si investigáis qué pájaro es, y cuáles son sus características, podáis saber por qué está puesto en mi cabecera-

IMG_2421

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s