De estación de servicio a serviteca


Las escenas evolucionan aunque haya paisanos/as que nieguen y etiqueten con desprecios. Entre el cero y uno hay infinitos números y está en cada uno elegir el matiz de gris entre negro u blanco

debajo de la falda

Esto es lo que sucede cuando decides emprender una nueva iniciativa. El sexo sin emociones.

Wow, crecimos acostumbradas a negar la florecita hasta que nos sintiéramos cómodas con el personaje de turno, peor aún, en nuestra adolescencia sentir cosquillas de más antes del primer año, era tomado como un pecado, ¡zorras casquisueltas!

A diferencia de esos días, hoy con unos añitos de más hemos descubierto algo llamado “el fuck buddy” el “sexyamigo”, el “arrocito en bajo”; ese personaje al que no hay que darle regalito de amor y amistad, no hay que celebrarle el cumpleaños, no hay que llamarlo después de la rumba, ni mucho menos preguntarle por la familia. La clave para ser un “fuckbuddy” y no caer en el limbo del “tu y yo qué venimos siendo” es hacerlo bien, pero no mejor. Es decir, sin esfuerzos, sin desayuno, sin cucharita, un orgasmo está bien, dos ó más…

Ver la entrada original 370 palabras más

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

3 comentarios en “De estación de servicio a serviteca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s