Ideas


Hay un tiempo para cada espacio, un lugar para cada placer, y este momento es, para mi, el de la lectura.
También hubo el tiempo de las conversaciones, pero el gusto por la inmediatez provoca una excesiva celeridad, los cartuchos se queman muy rápido, la pólvora se agota y se hace complicado de mantener.
La lectura es otra cuestión. Uno escribe cuando lo desea, sobre lo que apetece contar, y el otro lo lee con la calma necesaria, buscando el significado más preciso y leyendo entre líneas si se hace necesario. Luego está la contestación, de
Igual modo elegida a su tiempo y con las repuestas y planteamientos que y hacen progresar el diálogo.
Me gustan los blogs precisamente por eso, porque los puedo leer a mi elección y me cuentan mucho sobre las personas que los construyen, sobre sus inquietudes, gustos y preocupaciones. Más allá de su forma de escribirlas, de su dominio del vocabularios y de las imágenes que plasman en sus textos, están las ideas que subyacen, las pinceladas de deseos, sueños, realidades y búsquedas que muestran en cada post que regalan a los lectores. Son retazos de sí mismos desgajados y expuestos al sol, quizá con mezcla de cirugía y exhibicionismo, de tratamiento y tendedero de ropa recién lavada que algunos aprovechamos para no sentirnos solos en este camino.
Pero con todo, cabe un menoscabo quizá no siempre responsabilidad de los autores. No aprecio los comentarios-respuesta que no son más que pasteleo. Cuando todo lo escrito nos gusta, más aún, nos parece sublime. Cuando cualquier añadido de un lector glosa etéreas divinidades sobre lo expresado, cuando no existe una sola respuesta contraria o planteadora de visiones diferentes, siempre termino pensando si los lectores están a la altura de lo escrito. Si es tan perfecto que no hay nada que añadir más que una efusiva felicitación.
No lo habéis hecho nunca aquí y sé que no lo haréis los que me conocéis, por que este no es si no un campo de batalla de las ideas y lo que se busca, lo que busco, no es si no que cada quien aporte o esconda las suyas.
Porque lo las importante para mí es que esas ideas existan

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

3 comentarios en “Ideas”

  1. Es que a veces faltan las palabras justas. Esas que quieres te salgan pero se quedan escondidas. El porqué, pues no lo se. Supongo que no a todo el mundo gusta plasmar sus ideas en un lugar dónde se puedan exponer. Será esto miedo a equivocarnos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s