lunes, semana 5, año 2014


Leía hace poco algo sobre la inspiración, el deseo de escribir, la libertad de los propios principios y la contaminación de las obligaciones.

Me hizo pensar en la inventiva, en como llegan las ideas, en la capacidad para sacarlas a la luz, para explicarlas para convertirlas en aquello que quieres contar.

Y me imaginé siendo escritor, y amaneciendo como hoy, mirando el alba por esta ventana, al humo de un café con la temperatura adecuada, sin que la mirada se dirija al reloj para contar los minutos que restan de sobrio pensar antes de volver a la vorágine, sin tratar de recordar dónde dejé las llaves del coche, o la lista de tareas a realizar en la mañana.

Pero yo no puedo imaginar. Yo cuento realidades. Mis historias son reales y las vivo, las veo o me las cuentan. No puedo hacer de mi vida un apartado de teoría donde crear mundos virtuales. Si lo hiciera, mi botella conteniendo el mensaje quedaría varada en una triste playa olvidada.

Puede que la chispa la encienda una canción como la de hoy, puede que el primer café al alba, me sugiera un cuento que estaba escondido en un rincón perdido de mi mente, pero una vez descubierto, lo que relato está delante de mi, visualizado paso a paso, pensamiento a pensamiento, emoción a emoción. Igual que ahora veo a ese hombre, sombrío y esquivo, al que la vida, sin esperarlo, se le dio un día la vuelta, sentado en un sofa y pensando aquellas cosas que nunca pensó que llegaría a pensar.

Pero esa es la siguiente historia

buenos días a todos menos a uno.

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

6 comentarios en “lunes, semana 5, año 2014”

  1. Esta canción, tan triste, me hace pensar en pedir perdón a la persona que una vez se quedó esperando que regresase a esa casa.
    Esta canción, tan triste, hace asomar lágrimas a mis ojos pensando en el daño que pude hacer.
    Esta canción, tan triste, me recuerda el dolor que me obligó a huir.

  2. Hola, Kurt,
    ¿Sabes…? En mi caso, todo lo que escribo tiene un punto de vivencia. Luego la puedo adaptar más o menos a un estilo literario, pero la inspiración me viene a través de gestos, palabras, imágenes, actitudes de las personas y las cosas que me rodean. En el fondo son realidades maquilladas de una forma u otra, pero que al pasarlas al papel te hacen reír, llorar o sentir.
    Un beso grande de esta aprendiz de escritora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s