Todas las noches


No te engañes.
Todas las noches están desnudas de intenciones, vírgenes como el velo interminable que contemplas a punto de rasgar. Las sombras, en su inocencia, te ofrecen un banquete de sabores, un iris de color y todos los tragos que seas capaz de beber.

No te engañes
Todas las tentaciones te esperan ahí afuera, todos los demonios te tienden la mano y te invitan a su copa, todas las escaleras llevan tus pasos al nirvana, todas las aves noctámbulas te prestan sus alas en tu vuelo y todas las sirenas sus escamas para que te surques las profundidades junto a ellas.

No te engañes
Todos los infiernos existen y todos los cielos te llaman por tu nombre, los diablos no te reconocen y los devotos esperan para adorarte. No existe el límite y nadie te conoce. Las ovejas no entienden cuán cercano acecha el colmillo del lobo y la sangre corre por sus venas ajena a la sed que sientes.

No te engañes
Todos los temores fluyen desde tus sentidos y envuelven el camino como dejando un rastro que facilmente puedes seguir. El miedo es el anfitrión perfecto, el mentor avezado, guía experto y explorador arriesgado.

No te engañes
Todo lo que ves, todo lo que piensas, todo lo que sientes, todo lo que adviertes y todo lo que crees, no está ahí afuera.

Reconócete. Toda la noche eres túIMG_5266

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

1 comentario en “Todas las noches”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s