Hidra


Un vaso sobre la mesa, el cristal siempre turbio y la botella suficientemente cerca.

Un gesto inconsciente vuelca el alcohol de uno a otro recipiente mientras percibo que el vaso es más claro cuanto más licor contiene.

El cristal resuena en suaves tintineos cuando alargo mi mano de nuevo

El cuerpo inclinado sobre la barra, el codo curvado sobre el mostrador, la mirada vidriosa y lejana

Y con cada vaso que se llena, se vacía un poco más mi mente. Y con cada vaso que se vacía se llena un poco más mi olvido.

mi olvido que es mi recuerdo.

Una extraña Hydra bebe el néctar que nace de cada nuevo trago.

Como un antiguo Heracles lucho para vencer al monstruo, para defender mi vida

Una nueva cabeza nace donde la última fue cortada

un trago más. Sólo uno más. Y el monstruo será vencido.

Eso fue lo que dijiste al descorchar la botella

Y amaneces rodeando de vidrios rotos, de ropas mojadas y malolientes, de dolor llenando el cuerpo y el alma

¿y la Hidra?

la Hidra volvió con su dueña. Y se fue dejando su mensaje

Ella nunca volverá y yo seré tu acompañante por toda la eternidad

20140526-001708-1028807.jpg

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s