El paraíso que nos prometimos


Son la sensaciones las que nos gobiernan, las realidades que asesinan lo imaginado y toman su lugar, son los recovecos que el deseo ha excavado bajo la piel, los tortuosos laberintos que nos gobiernan cuando soltamos amarras y zarpamos desde el puerto de la prudencia para adentrarnos en los mares profundos de lo que buscamos ser.

Somos hijos de las historias las que fuimos invitados y que hicimos nuestras. Hemos elegido ser esos monstruos nacidos de imaginación alimentada en noches inciertas en que oscuros maestros nos mostraron el camino. Somos seguidores de gurús a los que superamos con facilidad a las primeras de cambio.
Creen que nos gobiernan y se asustan cuando apostamos todo al número único de lo que está más allá de lo que nunca imaginaron. Hablan de su miedo como si fuera nuestro y confían en que no sabremos vivir sin su guía.
Pero en la búsqueda están las opciones, en los intentos los aciertos y en las elecciones los nuevos éxitos.
Es entonces, cuando estamos arriba, que les tendemos una mano agradecida para que nos acompañen, y es entonces cuando ellos rechazan subir ese peldaño más porque nunca quisieron subir si no tan sólo tenernos debajo.

Toca entonces caminar de nuevo, escalar aún más arriba en busca de nuevos supervivientes.

Confiando en que, en alguna ocasión, algo cambie y por fin lleguemos al paraíso que nos prometimos

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s