Segundas partes


La vida ha sido para mí como un descuidado paseo por las calles de una ciudad. Caminar distraido pasando de unas manzanas a otras, variando el rumbo, eligiendo al azar la siguiente esquina, prefiriendo un nuevo derrotero en función de una repentina llamada de atención. Así llevo recorridos años de barrios altos y de chabolas, de chalets con vistas y coquetos estudios, de subir escaleras y bajar ascensores, de áticos acristalados a toda la ciudad y sótanos oscuros e insonorizados. Era mi elección entrar en todas y cada una de las casas donde me invitaba una amable sonrisa, un gesto de duda, una lasciva mordida de labios o un guiño de ojos con promesa de traición.

Y así, con la pausada caída de las gotas de la clepsidra, he ido tomando consciencia de las variaciones y distancias que habitan el el corazón de cada ser humano. De cuántas maneras nos ofrecemos, de qué variadas formas nos describimos y de que oscuras razones nos revestimos para engañarnos. Y en ese lento caminar me he decidido siempre antes por lo nuevo que por repetir caminos ya familiares.

Pero en alguna extraña ocasión, mis pies caminaron en una dirección ya conocida.

Se hace extraño volver a tener en las manos algo que descubriste tiempo atrás. Y, aunque el adagio repite que segundas partes nunca fueron buenas, en realidad lo que nos advierte es el fracaso que sería, buscar en el reencuentro, aquello mismo que un lejano día fue. ¿es posible redescubrir lo conocido? Seguramente las personas tenemos la ventaja de la evolución, de la maduración, del aprendizaje. Aquél a quien dejaste atrás, o quizá se fue más adelante, ha continuado viviendo sín tí. Y los nuevos caminos le habrán servido para acumular nuevas enseñanzas, aciertos, errores y dudas. Y con ellos ha redondeado aristas y construido nuevas estancias que son las que hoy te reciben.

Siempre me resultaron atractivos los reencuentros. Estar sentado en nuevas conversaciones con alguien a quien hace mucho que  no ves, es un mirar distinto, un escuchar interesado en encontrar la forma de diferenciar lo que persiste de antes de las novedades que ahora se presentan. Es un juego sutil de atención, en el que tratas de saber, si el hoy te gusta más, menos o diferente al ayer. Y saber que el recuento tiene una misma dirección y dos sentidos opuestos. Cuando juegas, admites el mismo juego contigo.

Resulta curioso percibir que, a pesar de que se evita acudir al pasado, invitablemente se aprovechan ciertos resquicios para colocar, en forma de cuña, un recuerdo, un reproche, una añoranza o una demostración de que algunos detalles se quedaron engarzados en la piel y algunos aromas nunca se olvidaron. Inevitable también, la silenciosa comparación sobre a quién le ha tratado mejor el tiempo, medir si se ha ganado o perdido atractivo, resaltado personalidad, cumplido objetivos si se han seguido líneas rectas o repetido círculos, si las espirales han sido suficientemente amplias o si, también a veces, se ha excavado un foso lo suficientemente profundo como para sentirse seguro.

Llama la atención aquello que puede sentirse cuando se está de nuevo frente a frente. El abanico recorre desde la más distante frialdad hasta el reencedido de todos los fuegos. Volver a un paseo, repetir una cena, retomar el roce casual de las manos, indica si quedan rescoldos o una fría distancia. Existe un pasado común entre ambos, es cierto, pero también lo es que existe un pasado más reciente que cada uno ha tomado a su manera. Hoy hay posibles comparaciones entre el antes y el ahora, entre un camino terminado y otro que empieza.

Es cierto que no es bueno comenzar de nuevo desde el punto en el que se dejó, pero quizá fuera posible encontrar nuevos senderos ahora que somos nuevos caminantes

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

1 comentario en “Segundas partes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s