Nochevieja 2014


Soy fiel a las citas. Al menos a algunas. Y hoy vuelve a ser Nochevieja.
De nuevo un año en el que se puede mirar hacia atrás y desde el que podemos mirar hacia adelante. De nuevo un año de encuentros y conocimientos, de puntos de partida y nacimientos, de primaveras y florecimiento. Un año, también de continuaciones y estabilizaciones, de enraizamientos y consolidaciones, de crecimientos y superaciones. Y un año, de la misma forma, de finales y pérdidas, de adioses y despedidas, de desapariciones y portazos, de abandonos y separaciones.
La vida pasa deprisa y no nos apercibimos. El recuerdo se asemeja a una de esas películas hechas de fotografías que sé secuencian haciendo pasar en un minuto lo acontecido en días o semanas. Hay historias que nacieron y murieron en dos fotogramas, hay momentos que brillaron y alumbraron el resto del film, hay cierres que tapiaron lo que hace años aconteció y tanto tiempo floreció.
De todo sé sobrevive, tanto de lo bueno como de lo que nos agobia. Y hoy disfruto de la despedida para nacer mañana, de nuevo, crisálida de capullo, mariposa de oruga.
Tengo más proyectos en lo racional que en lo emocional. En el corazón ya fructifican los árboles plantados que florecieron tiempo atrás, Es tiempo de cosecha y disfrute, de cuidados y mimos, de buena agua y mejor abono.
Los frutos han de ser, mañana, mayores y más abundantes.
En lo racional, es tiempo de encender motores y despegar del suelo. Ya hay pista suficiente y los vientos rolan a favorables, los cielos límpidos y la visibilidad clara. Debe haber nuevos lugares donde emprender y hacer viables las potencialidades. No cabe más espera o luego será tarde. Tiempo de partida pues, de riesgos y decisiones,. Empeñaremos ofrendas a los dioses e izaremos velas. ¡Que sea buena singladura!

Tres patas siempre hubo en mi mesa. familia, trabajo, amor. Las mesas de tres patas nunca cojean, son así de simples y eficientes. Las cuarta pata lo complica todo y es fácil que te haga cojear. Si has de atreverte con ella has de ser sutil y perfeccionista. Por el momento la mía, la mesa, no pandea. Quizá sea simple o quizá sea un concienzudo ciempiés.
El año termina hoy. Abro una helada botella de vino blanco y brindo por su muerte y los buenos y malos momentos proporcionados.
El año nuevo comienza huérfano de grandes metas y sin un camino definido. Bueno, uno si:
La cinta de moebius es una superficie de una sola cara con un sólo borde. Eso es lo que la diferencia de otras figuras.
Ese es un buen proyecto de futuro.
¡Feliz año nuevo!

IMG_6475.JPG

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s