Te dejo es jódete al revés


“LAS MOSCAS

 
Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.
 
ANTONIO MACHADO, «Las moscas»”

Decidida a explorar el mundo de las relaciones virtuales, descubrí con asombro un universo de recursos cibernéticos al servicio de las fantasías y parafilias sexuales: sadomasoquismo, bondage, adolescentes de cerebro mononeuronal puntuándose los unos a los otros en base a autofotos hechas en el baño de su casa, cónyuges infieles alardeando de serlo, cibersexo, e incluso relaciones liberales formadas por parejas, tríos, dobles parejas, full, póquer y repóquer de culos, tetas y extremidades diversas.
Me pareció un mundo excesivamente árido y atrevido, y opté por algo más light. Me registré en una aparentemente sencilla web de contactos, sin más pretensión que conocer gente. La portada, en brillantes colores, presentaba a radiantes parejas de enamorados que exaltaban las virtudes de tan glorioso sistema, gracias al cual había florecido su relación. Todo estaba regado de expresiones como «Me siento súper feliz», «Nunca imaginé que algo así pudiera pasar», «Probé el bono de seis meses y fue todo un acierto»…
Tenían el tonito comercial de vendedor a domicilio, pero con una pátina excesivamente edulcorada, como si Corín Tellado hubiera escrito un anuncio de Teletienda. Lo cierto es que daba un poco de vergüenza ajena y olía a fake por todos los sitios, pero como no tenía qué perder, me apunté.
Me pedían un nick, un apodo. En un momento de lucidez mental tecleé «Cajera-Sexy». Según apretaba el botón de Enter ya me estaba arrepintiendo. Acababa de quedar a la altura de la Porno Chacha.
Tocaba ahora el turno de describirme, así que metida en faena aproveché para incrementar mi estatura en diez centímetros, y bajar quince kilos de peso. Jódete Photoshop. En el siguiente paso me invitaban a subir una fotografía. Dudé si meter una de Angelina Jolie, pero me parecía que aquello ya iba a cantar demasiado, así que lo dejé para más tarde.
Exactamente un minuto después el sistema empezó a volverse loco, notificándome de que estaba recibiendo innumerables «flechazos del amor», una suerte de registro que mostraba el deseo provocado en los usuarios. En los cinco segundos que tardé en pulsar el enlace para conocer la identidad de mis Cupidos, el contador se había disparado y sumaba ya cuarenta y seis flechazos. Me fijé que en mi buzón se acumulaban, además, ocho correos de hombres que juraban haberse enamorado de mí perdidamente. Y eso que aún no había puesto foto.
Revisé los mensajes y entre mis pretendientes figuraban Madrileño Viril, Mister 25, Pijus Magníficus, Atleta Fibroso, Gladiador Sexy, MachoMan69 y Bombero Apagafuegos. La crema y nata de la intelectualidad se agolpaba a mi puerta.
Acababa de transformarme en un gigantesco tarro de miel para cientos de miles de curiosas, voraces, babeantes, pueriles, ingenuas y hambrientas moscas que aleteaban a mi alrededor. A pesar de las limitadas luces de los candidatos, el ensordecedor zumbido provocado por el enjambre me sedujo enormemente. Me sentía observada, deseada, atractiva. Poderosa.
Tocaba ahora una labor de análisis e investigación en profundidad, de separar el grano de la paja, los niñatos adolescentes de hormonas enloquecidas, de aquellos que buscaban un calentón pasajero, para luego quedarme en posesión de las pepitas de oro de aquella corriente infestada de salidos. Una vez logrado, el camino estará allanado para elegir a mis golosas moscas.”

Pasaje de: Señorita Puri, . “Te dejo es jódete al revés.” Espasa, 2012-05-02T22:00:00+00:00. iBooks.
material protegido por copyright

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s