días de depertar


Había días en los que me despertabas.

En los que llegaba a mis oídos una caracola

a veces un amanecer en la sierra,

otras las olas de una playa tranquila

o la última promesa que conjuraba la luna.

Había días en los que me despertabas.

Y llegaba a mí la sonrisa,

y tocaba a mi puerta la esperanza.

y dejabas sobre mi mesilla

la fuerza, el valor y la constancia,

Había días en los que me despertabas.

entonces hacíamos planes

ponías en mis manos los caminos

inventábamos vuelos

navegábamos los mares

y encontrábamos destinos

Había días en que me despertabas

y te oía danzar por la casa

y me simulaba dormido

esperando que tu vuelta

nos enredara desnudos

con las prisas de un segundero

retrasando la cita con el mundo

amasando placeres pasajeros

nuevas cuentas en un colllar de perlas

¿Y si había días en los que me despertabas?

¿dónde están? ¿por qué se fueron?

están tan lejos, tan perdidos

que vuelven a mi lado cada amanecer.

atentos mis oídos, y fija la mirada

intentando no dejar de creer

que sólo una pausa los retiene

que una única palabra los detiene

que no se fueron para siempre

y que ambos deseamos recuperar

 

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s