Bienhallado


5 de marzo de 2008

Cuando visitas un nuevo lugar y decides instalarte en él es porque has viajado desde lejos y tratas de empezar de nuevo. Cuando estás en el camino y recibes la llamada de alguien que te anima a que le visites es como si una nueva luz se encendiera, como si una nueva oportunidad naciera de los escombros de tu último viaje.

Vengo para quedarme, no sé si un ratito o toda la vida. He encontrado esta cabaña vacía y trato de instalarme sin hacer demasiado ruido. Lo primero es conocerla, acomodarme a ella y adecentarla. Hacerla bonita y confortable. Después, pasearé por estas calles y visitaré a mis vecinos. ¿Quién sabe si poco a poco hacer amigos?, ¿Quien sabe si con el tiempo conocer y ser conocido?. La mano tendida y la sonrisa puesta al visitante.

Aún encontraréis que no hay donde sentarse ni tengo bebidas frescas en el frigo, pero si tenéis un poco de paciencia llegará el día en que os sintáis como en vuestra propia casa y volváis a disfrutar de la buena mesa y el ameno conversar. Yo pongo el fuego y la música adecuada. Me conformo con que traigáis amistad y un buen vino que ayude a abrir la velada con un brindis por nosotros.

Podéis pasar sin llamar. La puerta está abierta

 

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

3 comentarios en “Bienhallado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s