Paseando por la ciudad


11 de febrero de 2010

Hay momentos en tu vida en que algo termina. Así, de repente, sin haberlo planeado, aparece una mañana el final del camino y debes bajarte, obligado, del tranvía que llegó a la estación término. 

Ahora toca pasear 

Y durante un tiempo es conveniente para un poco y pensar. Mirar atrás lo justo, quizá para recopilar unos cuantos recuerdos y unas buenas experiencias, pero poco más. Las puertas se cierran rápido y lo que quedan son recuerdos que nunca deben convertirse en lamentos. Sinceramente, no soy muy bueno echando de menos. 

Pasear pensando en el presente. Es un buen momento para redescubrir un mundo que ha crecido mucho desde la úlitma vez que tuve tiempo para mirarlo con esta tranquilidad en la mente. Tomar notas de lo antiguo que se conserva, de lo nuevo que ha aparecido y de como todo ello puede ser adaptado a la vida y como la vida puede ser adaptada a todo ello. Siempre hay un lapso de tiempo que es un paréntesis, (diría un kit-kat como homenaje a una de esas ideas geniales del marketing) creo que lo llaman duelo, pero para mí es más una pasarela a un mundo nuevo. 

A veces, conozco casos, que este tiempo de impasse se ha hecho eterno. Recuerdo a mi amigo de juventud, Felipe, el de Mafalda, que era un especialista en estas cosas. “desde mañana mismo empiezo…..

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s