Pide un deseo


una vez, alguien me propuso un juego.
Se trataba de hacer una petición. Sólo una
Primero uno lo pediría a la otra.
Luego la otra haría su petición al uno.
Cada uno tendría su oportunidad para pedir.
En cada turno, la persona a la que se le hacía la petición sólo podría decir acepto o no acepto. Si aceptara, el deseo se haría realidad. Si no aceptara, no se llevaría a cabo. Sin explicaciones y sin añadiduras
Se podía pedir cualquier cosa. Lo que fuera.

¿qué le pediría yo?

 Pedir algo sencillo, inocente, y prudente para obtener un seguro sí, y así obtener un regalo insulso y sin aliciente.

¿arriesgar con algo más complejo, más intenso o más transgresor y arriesgar con ello un no? Jugar a perder buscando la sorpresa que ponga en nuestras manos un premio deseado.

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s