Mi casa


Me gustaría que el dormitorio tuviera un ventanal grande, que cubriera del suelo al techo y todo el espacio de un lateral. Así recostado todavía desde la cama, un ligero toque interruptor, haría descorrer un cortinaje de colores que fuera, al retirarse, descubrir el paisaje exterior.

Y, enfrente, el mar. Y en el mar, todos los amaneceres

Y al fondo, en la pared opuesta, la cama. Una sóla, de matrimonio, no demasiado ancha ni larga. ¿para qué? si somos pequeños y dormiremos cada noche abrazados. Un dosel discreto, como una corona que descuelgue un limpido cortinaje que matice la primera luz de la mañana. Al fondo, dos cómodos sillones, diferentes, de tal manera que cada uno lo habrá elegido según sus preferencias. giratorios, de manera que, sentados en ellos, podamos contemplar al que duerme mientras leemos las últimas páginas del día o podamos contemplar las primeras luces del día. Las paredes serán testigos de nuestros logros. Cada recuerdo, cada experiencia, tendrá su pequeño espacio, como recuerdo de lo que fuimos y seguimos siendo. Un mapa del mundo con las vivencias y los proyectos, lleno de chinchetas de colores. Las máscaras de nuestros carnavales, Collages con fotografías Puzzles con nuestras palabras elegidas, los cuadros que una vez visitamos, las piedras y las conchas que labraron nuestros caminos. Nuestro espacio, nuestras vidas, nuestras elecciones, Nosotros.

La casa no será grande. Tan sólo lo suficiente como para encontrar los ambientes deseados. La segunda y última habitación será el espacio de trabajo a la vez que dormitorio, si en algún momento hay invitados. Funcional, tranformable, cómoda y ligera. Base para la tecnología y para la cultura. Un espacio para leer, escribir, estudiar o preparar parte de las tareas del día siguiente. Librería de pared a pared repleta con los libros que nos enamoraron, al alcance de momentos de relectura y con espacios a nuevos textos invitados. Una mesa de cristal, transparente que de soporte a las puertas de acceso a los universos de la información, paredes pintadas en azules livianos, donde cuelguen méritos y diplomas  y, quizá, un esquemático arbol genealógico donde cumplir un pequeño recuerdo a los seres que acompañan nuestras vidas.

La cocina es un lugar funcional. Pequeño reino en el que los fuegos y las viandas tienen categoría de servicio para el resto de la casa. Encimera amplia para los cocineros, electrodomésticos panelados que entonen con armarios de madera y sólo se desnuden para ser usados. Una mesa auxiliar que sirva de paso intermedio entre lo terminado y aún no servido

Salón amplio, despejado, libre en lo posible de muebles que entorpezcan el paso. Una ligera moqueta que permita caminar con los pies desnudos y mucha luz. Un ventanal desde el que ver el horizonte cuando, sentado en el sofá tu mente busca dentro mirando hacia afuera. Un largo sofá que permita recostarse sin molestar al que está sentado y dos sillones individuales para cuando se prefiera lo individual a lo compartido. Será el espacio de reunión y donde comidas y cenas se convertirán en lugar de sobremesa y tertulia. Una mesa que permita, al desplegarse, llenarse de invitados que la disfruten con comodidad, pero que, en estado de reposo, no ocupe más que un lado discreto en el conjunto de la sala de estar. Paredes lisas con colores amarillos pálidos y en las que abunden los recuerdos y los obsequios de quienes quisieron dejarnos su huella y su cariño. Espacio de comunión y convivencia capaz de ser alegre en los días de reunión y acogedor, íntimo y protector en los momentos más recogidos.

Y un balcón. O un espacio exterior donde asomarse en las noches estrelladas y sentir caer el rocío sobre la piel o la brisa fresca en una tarde de agosto.

Donde la calle hable de lo que le acontece y tú le respondas desde tu vida que por fin encontraste el lugar donde tu castillo derribó sus murallas y se convirtió en un amplio mirador

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

2 comentarios en “Mi casa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s