(.) compraventa 


 

 …El silencio se alargó tensamente manteniendo un delgado hilo entre los dos teléfonos. Dos mentes calibrando las posibilidades del pacto. La de ella, para tomar la decisión, la de él para esperar su tesoro.

-De acuerdo- dijo al fin. -así lo haremos. Pero entonces hay otra condición-

-tú dirás- le respondí

-las entregas se harán en dos días diferentes. No volveremos a hablar hasta entonces. Si intentas llamar no lo cogeré. Te avisaré con un mensaje a este teléfono y te diré lugar y hora. No habrá negociación y si no acudes a la cita dejaremos el trato-

-Hecho- no dudé en aceptar el juego 

Ella colgó de inmediato 

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s