Aunque No Haya Río


Dame la mano. Hay que cruzar el río para llegar al otro lado, y siento que las fuerzas me faltan. Cógeme como si fuera un bulto abandonado en un cesto de mimbre que se mueve y que llora a las luces del crepúsculo. Cruza el río conmigo. Aunque sus aguas no replieguen su cauce ante nosotros esta vez. Aunque Dios no nos asista y una nube de flechas acribille nuestras espaldas. …Aunque no haya río.

Moises. Luis Alberto de Cuenca

  

  

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

2 comentarios en “Aunque No Haya Río”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s