Vuelo hacia el nuevo día


Me asomo al cristal que clarea. a la difuminada luminiscencia del alba que apunta. al fulgor del nuevo día. Rojiza luz que apaga, una a una, las farolas que velaron por la ciudad durante la noche. El silencio se hizo séquito de la Luna y dejó su lugar a las primeras voces, a los ronroneos de los autos abriéndose paso por las calles aún húmedas por el rocío.

Me asomo al comienzo de un nuevo día que rasga su hoja en el calendario y nos exije elegir entre repetir lo conocido o elegir nuevos sabores, condimentos extraños que aún desconocemos.

Me asomo a la vida, y ella me saluda con un gesto vivo, como haciéndose la sorprendida pero feliz de comprobar que lo intentaré de nuevo, que olvidé mis dudas del día de ayer y que curé las heridas que me infligieron durante el viaje.

Y de nuevo, se encienden los motores y se despliegan las alas, se abren las cubiertas y me coloco en la posición de despegue.

Volamos de nuevo. Feliz travesía. Estamos citados en el objetivo fijado.

Buenos días a todos menos a uno

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

2 comentarios en “Vuelo hacia el nuevo día”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s