Confianza


Muchas veces me he preguntado si la confianza es una propiedad natural o se adquiere con el tiempo y la vida adecuadas. 

De pequeño, mi padre me contaba la historia de un padre que subía a su hijo a lo alto de la mesa y le instaba a lanzarse a sus brazos. El niño, temeroso a hacerse daño, dudaba y el padre lo tranquilizaba recordándole quien era y que lo cogeria al vuelo. Cuando El niño salta, el progenitor se aparte y lo mira caer al suelo. ¡Esto es para que no te fíes ni de tu padre!

Cuando lo escuchaba yo visualizaba una mesa concreta en mi casa y me veía ahí arriba. 

¿Confianza? Viví sin ella toda la vida. Me subí a todas las mesas y salté desde muchas de ellas. En algunas incluso me hice mucho daño. Pero apagué mis lamentos para que se perdieran en el mismo silencio que me había convertido, en la niebla en la que me había acostumbrado a vivir.

Pero no, no sabía lo que se podría sentir cuando se siente confianza. 

(Larga pausa…)

Pensaba en hacer un largo relato sobre la confianza. Pero me siento incapaz de plasmar lo que soy capaz de sentir.

Y los que no lo sabéis, no podríais entenderlo.

Y a los que lo sabéis, no es necesario explicároslo

 

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

10 comentarios en “Confianza”

  1. Desde luego,no creo que un padre diga confia y deje caer a su hijo….dudo aunque puede que ocurra….lastima,cruel mala manera de hacer comprender y aprender comportamientos y realidades humanas, con ausencia absoluta de sentimientos

      1. Cierto,corresponde a los padres guiar y enseñar las principales reglas,pero,la diferencia está en como enseñemos estas reglas.No se puede empujar si no se sabe con seguridad que aún no se sabe si está preparado para volar

  2. No confiar en nadie se supone el miedo a descepción y fracaso imaginario. Y precisamente ese miedo nos lleva a una descepción y el fracaso absoluto , inevitable y real . Así es ese círculo. Tu decides. No es que …” confianza en alerta”..si no libertad y valentia para aceptar todas las supuestas consecuemcias de tu confianza. Ah..siguiendo a tu intuición y razón.

  3. No creo que la confianza se pueda aprender. Creo que, siempre creo, que está dentro de nosotros. Lo que ocurre es que algunas veces se ve puesta a prueba.
    Feliz domingo con nuestro café.

    1. Al contrario, pienso yo. No se nace con la confianza. Se nace con la dependencia. Y aprendemos a ser independientes primero y después a confiar.
      En ese café que tenemos lo explicaré mejor

  4. “Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama, sino en sus propias alas” . Confianza en alerta… eso me ha enseñado la vida.

    1. Es una buena definición que comparto. La confianza en uno mismo como motor de nuestra vida. Eso no se puede delegar.
      Pero después de vivir así, sin esperar nada de nadie, la sensación nueva entrega sensaciones que eran deseadas y desconocidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s