Dádiva


La noche nos ofrece momentos fugaces que hay que atrapar. Segundos raudos en los que una mirada inocente te brinda la oportunidad de tomar la felicidad elegida con sólo meter la mano dentro de una cajita de cartón.No es caro soñar. Mucho menos si con ello construyes brillos que bajan dos luceros del cielo y los engarzan en los ojos que te miran.

La oportunidad es huérfana y su orgullo le impide volver al lugar donde una vez te ofreció la suerte si no anduviste presto y la rechazaste.

La noche nos ofrece momentos fugaces y la oportunidad de convertirla, con una mínima dádiva, en el recuerdo de una promesa eterna

Autor: Kurt Spìnozza

un caminante a la búsqueda de caminos en los que encontrarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s